Buscar
  • Sabiduría Chamánica

LOS FILTROS CAUSANTES DE DISTORSIÓN DE LA PERCEPCIÓN


El chamán interior vive sereno y protegido en el corazón, no en medio de la cabeza. Su tarea es hablar atreves del corazón, el otro cerebro, no de la cabeza pensante, que conocemos, como encéfalo, sabiendo esto la falsa personalidad ha dispuesto una serie de filtros obstaculizadores entre el chamán interior y tu corazón, lo cual recorta la entrada de fuerza vital en tu organismo, y limita la cantidad de verdad, amor y energía que pueden llegar al corazón.

La falsa personalidad inserta además otros filtros entre los órganos de los sentidos y el cerebro, filtros formados por férreas creencias y condicionamientos en lugar de la verdad, de tu corazón. Así que cuando vez al mundo con los ojos, y oyes al mundo con los oídos, percibes peligros, amenazas y limitaciones, que te hacen actuar con los prejuicios de tu cultura, tu religión y tu familia de origen, puede que te de miedo la gente de otro color de piel, otra tendencia sexual, u otra creencia religiosa, y ese miedo te hace querer atacarla, librarte de ella, proscribirla. Las creencias sociales que llevas grabadas te hacen sentirte insignificante, culpable, avergonzado, incapaz de llevar acabo tu visión.

Empieza así a actuar con recelo, con espíritu enjuiciador y vengativo, con amargura, codicia, envidia, prejuicios, y caes en el chismorreo, la calumnia y toda una religión de comportamientos que, en vez de producir felicidad, producen ansiedad, hostilidad y depresión.

Mientras existan estos filtros distorsionadores que interrumpan la influencia del chaman interior, sufrirás, porque el poder del chaman no puede cumplir su función suprema: conectarte con el espíritu. No te equivoques, el chamán interior sigue haciendo su trabajo, porque no existe nada que pueda impedírselo; eres tú que, al aceptar los filtros ha dejado de escuchar su voz. Y tampoco es que seas víctima de la situación; en sentido sustancial, todos somos los autores de esos filtros distorsionadores, de la impronta, el condicionamiento, las falsas presunciones, las sociedades y las familias que nos programan, de la falsa personalidad en sí.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo