top of page

¿Qué es el hisopo; para qué se utilizaba el hisopo en la Biblia?

El hisopo es una planta pequeña, parecida a un arbusto, de la familia de la menta, con flores de color púrpura que brotan de sus largos tallos. El hisopo se utiliza para cocinar y con fines aromáticos y medicinales. La Biblia menciona el hisopo en ceremonias religiosas y, por su uso ceremonial, es un símbolo de limpieza. Aunque el hisopo no es un símbolo tan reconocido para la purificación, su uso en la ley mosaica para la limpieza y su conexión con la cruz se convierte en un poderoso símbolo del nuevo pacto.


La primera vez que aparece el hisopo en la Biblia es en el Éxodo, durante la primera Pascua. Los israelitas se estaban preparando para la última plaga que Dios enviaría sobre Egipto, y Moisés dio instrucciones a los israelitas, diciendo “Sacad y tomaos corderos por vuestras familias, y sacrificad la pascua. Y tomad un manojo de hisopo, y mojadlo en la sangre que estará en un lebrillo, y untad el dintel y los dos postes con la sangre que estará en el lebrillo; y ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana” (Éxodo 12:21-22). Está claramente claro que el hisopo cumplía una función práctica al ayudar a cubrir con la sangre del cordero los postes de las puertas, pero también parece que marcaba a los israelitas como “puros” y no merecedores del juicio que Dios iba a traer. El hisopo se utiliza aquí junto con el sacrificio de un cordero como protección para los israelitas y que los distingue de los egipcios. Esta es la primera Pascua, y Dios ordenó que se convirtiera en una fiesta anual. Los judíos siguen celebrando la Pascua hoy en día. Dios estableció la Pascua como una forma de recordar lo que Él había hecho por los israelitas y como una prefiguración del Mesías. La Pascua contiene muchas imágenes de Jesucristo, quien es el Mesías.


El hisopo también se menciona en Levítico 14:6 para rociar sangre en la ceremonia de purificación de un leproso. Se utiliza en Números 19:1-10 junto con otros ingredientes que se echan al fuego donde se quema una novilla que ha sido sacrificada. Las cenizas debían depositarse en un lugar limpio fuera del campamento y “las guardará la congregación de los hijos de Israel para el agua de purificación” (Números 19:9). Números 19:17-18 habla de echar agua fresca a las cenizas de la ofrenda por el pecado y de usar hisopo para rociar con el agua la tienda donde ha muerto una persona y a todos los que han tocado a la persona muerta. Vemos, pues, que el hisopo está relacionado con la limpieza ceremonial.


El rey David utilizó el hisopo como símbolo de purificación espiritual en su salmo de arrepentimiento. En su salmo de arrepentimiento canta: “Contra ti, contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos; para que seas reconocido justo en tu palabra, y tenido por puro en tu juicio.....Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve” (Salmo 51:4, 7). David se dio cuenta que necesitaba ser purificado de su inmundicia por dentro y por fuera. Invocó a Dios para que limpiara su corazón adúltero, utilizando el hisopo como metáfora de su limpieza interior.


El último lugar donde aparece el hisopo en la Biblia es en la cruz. Después de haber soportado golpes, humillaciones y un dolor atroz, Jesús dijo: “Tengo sed” (Juan 19:28). La Biblia dice: “Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca.


Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu” (Juan 19:29-30). Mientras Cristo colgaba de la cruz, cargado con nuestros pecados porque nos ama, recibió vino en la rama de hisopo. Al igual que en la primera Pascua, cuando se utilizó el hisopo para esparcir la sangre purificadora del cordero sobre el dintel de la puerta de los israelitas, el hisopo se utiliza aquí cuando Jesús derrama la sangre que purificará y expiará nuestros pecados por toda la eternidad. Así como el hisopo ayudó a derramar la sangre de una vida sacrificada para salvar a los israelitas en la primera Pascua, el hisopo sirvió para el derramamiento de la sangre de Jesús en la cruz a fin de salvar al mundo de sus pecados. Este último uso del hisopo en la cruz erradicó la necesidad para su uso ceremonial de purificación.


Hebreos 9:12-15 explica: “y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.

37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page