Buscar
  • Sabiduría Chamánica

ABORDAR AL CHAMAN INTERIOR

El chamán interior conoce a la perfección su trabajo no se inmiscuye en las elecciones que hace tu personalidad. Sonríe sabiendo que está plenamente conectado con el espíritu en todo momento y que nada puede perturbarlo, nada puede perjudicarlo ni distraerlo.



Cuando la personalidad accede finalmente a adquirir su presencia, el, como el proverbial genio de la botella, responde con un energético; “hola, bienvenido a casa”, ¿en qué puedo ayudarte?, lo cual te otorga permiso para darle al chamán interior algunas instrucciones. En un momento trascendental y deberías aprovecharlo siempre que esté presente.

Se sugiere un guion como ejemplo, de lo que podrías decir se puede alterar con las propias palabras e intenciones, cuidando simplemente de que sea respetuoso y claro, recuerda que estás dando permiso al chaman interior para que intervenga y te preste la máxima ayuda.

Chaman interior, quiero que hagas que me sea imposible ignorarte. Quiero que me des señales inequívocas de que me estas ayudando. Quiero que cada experiencia sea una experiencia sanadora. Quiero que todo lo que digo, todo lo que hago y pienso me acerque más al alineamiento con el espíritu. Ahora estoy encarrilado y deseo que me ayudes a no desorientarme. Te doy permiso para que me recuerdes tan a menudo como sea necesario que estás conmigo, y para que me enseñes a utilizarte del modo más ventajoso.

No dejes que me distraiga creyendo en los mismos patrones de pensamiento y en los mismos hábitos de siempre, que me hacen estar dormido. Dame valor, y ayúdame a centrarme y a esclarecer la más alta visión para esta vida. Transforma todos mis actos en oraciones y mis pensamientos en bendiciones.

Ayúdame a establecer correctamente las prioridades. Que cada día me traigas luz, más claridad más amor verdad y poder. As que sea así. Aho.

Dale al chaman interior instrucciones de que filtre tus pensamientos para que todos estén en alineamiento con el espíritu. O lo que es lo mismo: cuando pienses, crea el hábito de pensar con el corazón. Puede sonar raro, porque normalmente asociamos el pensar con la cabeza. Pero intenta pensar con el corazón y mira a ver qué ocurre.

35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo