Buscar
  • Sabiduría Chamánica

CULTIVAR EL DESPERTAR DEL CHAMAN INTERIOR



Cuando admitimos la existencia del chaman interior y vivimos desde la fuente, somos capaces de hacer prácticamente cualquier cosa que podamos concebir. La razón es muy simple: dado que lo que percibimos como realidad es de hecho un sueño, una alucinación de aspecto realista, todo lo que vemos, sentimos y experimentamos es una proyección simbólica del sueño.

Y forma parte de esa proyección la manera en la que percibimos a los demás. Cuando tenemos delante a una persona, lo que vemos de ella es una distorsión. Toda la gente tiene un chamán interior en el corazón.

Pero ese chaman interior es en realidad nuestro propio chaman interior proyectado en lo que tiene la apariencia de ser una persona situada fuera de nosotros.

Por tanto, no hay múltiples chamanes interiores, sino un solo gran chaman interior que percibimos en lo que parece ser una diversidad de sitios distintos.

Tu chaman interior es mi chaman interior y el mío es tuyo. Cuando admito y reconozco la existencia de mi chaman interior, en realidad estoy reconociendo todas las formas del chaman interior presentes por todas partes y, al hacerlo, las estoy despertando a todas, aunque sea muy levemente.

Cuando me encuentro contigo y veo al chaman interior que hay en ti, se aviva y se hace más brillante, más radiante, más luminoso. A la vez, también el chamán interior que hay en mi brilla y resplandece más, porque todos están conectados, por definición, son todos uno, lo mismo que una chopera es un solo sistema radical del que brotan multitud de árboles.

40 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo