Buscar
  • Sabiduría Chamánica

EL PRIMER VIAJE.

Para realizar estas prácticas debe de estar tranquilo y relajado. Absténgase de tomar alcohol o alucinógenos durante las anteriores 24 horas, para que su poder de concentración sea bueno y su mente no sea saltada por imágenes que puedan interferir en el proceso. Coma poco o ayune totalmente en las horas que precedan al ejercicio. Elija una habitación oscura y tranquila, quítese los zapatos, afrogese el cinturón, o cualquier otra prenda que lo oprima, y túmbese en el suelo; póngase cómodo, pero no utilice almohadas. Respire profundo unas cuantas veces. Relaje los músculos de brazos y piernas. Permanezca en una posición unos minutos, meditando sobre su misión, cierre entonces los ojos y tapasese con la mano o el brazo para evitar luz.

Visualice ahora una apertura en la tierra, un orificio que halla visto en la vida real. Puede ser alguno que viera en su infancia, o incluso hoy mismo. cualquier entrada en la tierra servirá: Una madriguera, una cueva, un tronco hueco de árbol, un manantial, un pantano o incluso un orificio artificial excavado por el hombre. La mejor entrada es la que le resulte mas cómoda y mas fácil de visualizar contemple lo por unos minutos, sin entrar. Observe sus detalles con atención.

Pida a su compañero que empiece a tocar el tambor, alto, a un ritmo rápido y uniforme. No debe haber ruptura del ritmo ni cambio alguno de la intensidad de los golpes; de unos 205 a 220 golpes por minuto producen, normalmente los efectos deseados. Calcule que tiene unos 10 minutos para hacer el viaje. indique a su compañero que, transcurridos los 10 minutos, debe golpear fuerte el tambor cuatro veces para avisarle que es hora de volver. Inmediatamente después, su ayudante debe tocar el tambor a un ritmo muy rápido durante un minuto para guiarlo en el viaje de vuelta, y acabar con cuatro golpes secos mas como señal que el experimento a concluido.

Cuando el tambor empiece a sonar al comenzar el ejercicio, visualice el orificio que a elegido, entre por el y comience su viaje hasta entrar en el túnel.

Al principio el túnel le puede aparecer oscuro y lúgubre, tiene un grado de inclinación muy grande, pero hay veces que la pendiente es muy pronunciada; suele presentar un aspecto acanalado y menudo, curvas y recodos. Suele suceder que no va a tanta velocidad por el túnel que ni siquiera puede ver como es, en ocaciones puede toparse con alguna piedra, muro o obstáculo similar, en este caso, lo único que tiene que hacer es rodear lo o buscar una rendija que pueda atravesarlo. Si no puede hacerlo así, lo mejor es que regrese y lo intente otra vez. En cualquier caso no se esfuerce demasiado si hace lo indicado, hará el viaje sin cansarse. El éxito radica en adoptar una aptitud que sea el termino medio entre hacer un gran esfuerzo y no esforzarse lo suficiente.

Al final del túnel le espera un espacio abierto. Examine el paisaje con atención; viaje por el intente recordar sus rasgos principales, siga explorando hasta que reciba la señal de volver y, entonces, regrese por el túnel de la misma forma que desendio. No toque ni se lleve nada de lo que ha visto, este viaje es de simple exploración.

Una vez en la superficie, incorpórese y habrá los ojos. No se sienta descorazonado si no lo consigue a la primera. Inténtelo de nuevo con un ritmo de tambor mas rápido o mas lento. El ritmo es cuestión de personas y de momentos determinados.

Cuando halla acompletado el ejercicio cuente a su compañero lo que ha visto para no olvidar ningún detalle de su experiencia. Puede también escribirlo o grabarlo. Recordando estos detalles empezara acumular conocimientos sobre el ECC.



24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo