Buscar
  • Sabiduría Chamánica

LA FALSA PERSONALIDAD UNA DIGNA OPONENTE AL APRENDIZAJE.


No es que los chamanes vivan engañados imaginando que la gente carece de imperfecciones y defectos; saben mejor que nadie que los seres humanos tenemos un lado sombrío, puesto que gran parte de su formación está consagrada a erradicar la oscuridad que eclipsa la luz radiante, son conscientes de lo largo y escabroso que puede ser el camino. Aprenden a no juzgar a otros por sus defectos si no a ayudarles a curarse de ellos. Saben que en el instante que juzgan algo o culpan a alguien se ven sometidos al control de aquello que condenan. A sí que, en general, los chamanes son afables y compasivos con los demás pero implacables cuando lo que corresponde es plantar cara al adversario. Entonces es cuando sale el guerrero que hay dentro de todo chaman.

La falsa personalidad, que los chamanes saben es que en el juego de la vida hay retos muy difíciles y grandes obstáculos que superar. Después de todo, cualquier juego que sea mínimamente tiene sus obstáculos y sus retos. La falsa personalidad es una conciencia simulada que depende de que percibamos la separación en todo para poder mantener en pie su argumento. Se sirve de la vitalidad del espíritu a base de distocionar su mensaje y desviarlo hacia sus propias metas y con sus propios objetivos, por eso los antiguos chamanes toltecas le llamaban el parasito, porque se hace pasar por real viviendo de su huésped y finalmente matándolo, esto se hace con tal habilidad que la mayoría de la gente no tiene ni idea de lo destructiva que puede ser la falsa personalidad para la conciencia.

La falsa personalidad convence a la gente de la existencia de enemigos, nos hace creer que debemos protegernos unos a otros y destruir el planeta para salvarnos de nuestros temores más terribles.

Los seres humanos han encumbrado el pensamiento; lo han sentado en un trono de oro y lo han proclamado rey. Pero el pensamiento puede ser un integrante muy peligroso cuando está separado de su fuente, la mente superior que reside en el corazón. Cuando el pensamiento está divorciado de3 la mente superior, se deja invadir por el miedo.

No se debe utilizar el miedo como distracción suprema y principal motivación de los procesos de pensamiento. La falsa personalidad disfruta lanzando granadas a tu mente de pensamientos alarmante que te hacen reaccionar con más miedo, si no reaccionas la granada no explota y te haces más fuerte, pero si muerdes el anzuelo y reaccionas esta explota y sufres espontáneamente, no duermes, te preocupas, lloras o luchas contra la vida.

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo