Buscar
  • Sabiduría Chamánica

LA SENDA DEL VIDENTE


Se dice que desde pequeños nos cantamos a nosotros mismos, pero al hablar de canción tenemos un concepto echo, pero deberíamos entenderlo como el uso de la voz así mismo la voz es una manifestación de nuestro ser interno.

Cuando se sigue el camino del vidente, se es capaz de manifestar la verdad. En las sociedades indígenas los videntes pueden se chamanes o artesanos, estos mismo ayudan a sus miembros a buscar y expresar la verdad. El principio, la verdad sin culpabilidad ni juicio se es veras y se honran las cuatro formas de ver cuando expresamos nuestro vidente interno.

No debemos olvidar nuestro propósito existencial, el sueño que deseamos realizar en nuestra vida. Es importante manifestar nuestro espíritu creativo, el propósito o sueño de nuestra vida en la tierra.

Cada día se tiene que elegir entre apoyar al yo falso o el auténtico yo, cuando recorramos quienes somos, recordamos el auténtico yo. Cada ser humano, sea cual sea su condicionamiento cultural y su impronta familiar, experimentara pautas de negación y pautas de indulgencia en algún momento de su vida. Expresamos negación cuando evitamos a ciertas personas o ciertos problemas y cuando nosotros vemos las cosas como nosotros queremos en lugar de aceptarlas tal como son. Debajo de esto se en cuenta el miedo a no poder lidiar con el conflicto, a no contar con la resiliencia necesaria.

El camino del vidente es ser autentico y permanecer dentro del circulo sagrado, diciendo la verdad sin culpabilidad ni juicio. Decir la verdad es un valor universal que hace colapsar las pautas de negociación e indulgencia.

Expresar la verdad sin culpabilidad ni juicio es ser capaz de decir las cosas tal como son. La comunicación directa, implica tener en cuenta la palabra, el tono de voz y postura corporal deben de estar alineados.

Es importante que honremos las cuatro formas de ver, intuición, percepción, visión interna y visión holística.

El recurso humano de la visión abre nuestro espíritu creativo y lleva nuestra voz y autenticidad al mundo. El no escuchar tus propias ideas, así como no escuchar el propio ser, es igual a traicionarnos a nosotros mismos.

El incesante poder interno que nos invita constantemente a ser quienes somos, requiere la expresión de nuestra autenticidad, de nuestra visión y de nuestra creatividad.

Tenemos que sabes lo que realmente queremos y solo dejarnos llevar por ello, pero si te resistes a ello estarás seco para siempre.



40 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo